jueves, 8 de julio de 2010

Pirinés Epic Trail – 3ª Etapa

Castejon de Sos - Pont de Suert/65 Km - 1900 (+)

Desde el inicio de la cena hasta la madrugada no paro de llover, por lo que como no podía ser de otra manera tenia toda la pinta como al igual que en nuestros 3 años anteriores de ruta, unas veces mas, otras menos, pero al final nos íbamos a mojar FIJO.

Por cierto, esta vez si que si, el Hotel Diamó excelente, la cena defraudo pero el desayuno fue de matricula, de todo, para todos los gustos y en cantidad, por lo que si teníamos en cuenta que hasta el kilómetro 30 no pararíamos de subir y subir y que hasta las 15:00 no llegábamos a comer, fue ideal.

La ruta empezaba deshaciendo los últimos 3 kilómetros del día anterior para llegar a Sos, si tenemos en cuenta que ya nos habíamos topado con infinidad de charcos y barro no habiendo llovido, pues no nos queríamos ni imaginar como estaría para empezar el día, por lo que analizando el mapa y viendo que debíamos de subir hasta el pueblo de Sos, pues por carretera los primeros 4 kilómetros, de este modo además de conservar las monturas que falta nos haría para el día que se nos venia encima, además calentabamos un poco.
.
Primer día que nos acordamos de la foto de salida.
Por carretera todos juntitos.
Empezamos en el kilómetro 5 a subir hacia el pueblo de Sos por pista asfaltada y menos mal, unas rampas castigadoras durante casi 3 kilómetros que nos despertaron y nos pusieron las patas en disposicion de enfrentarnos a lo que se nos venia encima.
.
De estar allí..., en 2 kilómetros habíamos subido todo eso.
Desde Sos nos hicieron bajar un kilómetro hasta otro pueblo, nombre del que no recuerdo por que nos cabreamos como monas ya que después de subir/sufrír hasta Sos, en ese kilómetro de bajada nos hicieron perder 100 metros de desnivel que nos habían costado mucho de ganar y que además sabíamos que los teníamos que recuperar hasta ver Cerler que era nuestro primer objetivo del día.

La subida a Cerler por lo menos para mi (creo que para todos) fue una muy agradable sorpresa, ya que fue muy llevadera durante los 8 kilómetros de duración, pudiendo en bastantes tramos ir de plato mediano y con bonitas vistas durante toda ella.
.
Pista a Cerler, ¿Aneto al fondo?
Llegada a Cerler, cota 1800 kilómetro 22 de salida.
De Cerler otra vez bajar un kilómetro para perder otros 100 metros, es decir, estábamos a 1700 y en 8 debíamos de ponernos a cota 2283, mal asunto pensaba según pedaleaba.
Empezamos a subir por una pista preciosa, herbosa y bastante asequible, con un cruce de río incluido que ya comentaremos en el Epilogo, agua hasta las rodillas, fuerte corriente por lo que no fue tan fácil como se puede pensar.
.
Inicio de la subida a Collado de Basibé.
Lo dicho, bonita y asequible.

Llegada al río comentado.
Paso del río, descalzos!!!.
Una vez cruzado el río, las risas y unos mas contentos que otros :-), continuamos subiendo de un modo mas o menos tranquilo hacia nuestro techo de ruta, personalmente me estaba temiendo la emboscada, no hace falta ser físico nuclear para ver que si vas subiendo sin grandes complicaciones, vas gastando kilómetros, estas llegando al 27 y no sufres, pues algo va a pasar si en el 30 has de estar a 2283 metros de altura y efectivamente, llego mi previsión.

Llegamos a una segunda estación de Cerler, tiene un nombre pero no lo recuerdo, lo buscare ya que pienso repetir esa subida, y entonces vino el fin de fiesta, la traca final......

Con 200 kilómetros en las piernas llegaron 3 kilómetros de rampas del 15 y 20 %, sin practicamente un descanso y donde todos hicimos lo que pudimos y que por cierto fue mucho ya que mis compañeros subieron gran parte del suplicio, todos menos uno, todos menos David D. que con su Campmajo de casi 16 kilos de peso corono el Basibé sin poner un pie en el suelo, una bestia.....
.
David D., sonrisa picara viendo lo que venia.
Inicio de las rampas de fin de fiesta.
El Crack en el Basibé.
El descanso del guerrero.
Como habéis podido ver en la foto anterior, Edu lleva el Goretex puesto y es que claro, nublado en cota 2283 y con viento, pues falta hacia....., ¿nublado he dicho?, rectifico, justo al empezar a bajar los 50 minutos montaña a través, unos andando mas, otros menos, justo entonces nos empezó a llover, afortunadamente la temperatura nunca bajo de 13º, por lo que no pasamos frío pese a mojarnos.

La bajada en cuestión tiene cojones, con perdón, las referencia que las hay, no son todas las necesarias y vas mas o menos bajando por intuición y gracias a los GPS, esta bajada creo que sin los Garmin, solo con el roadbook, como baje la niebla la gente lo puede pasar muy pero que muy mal.

Eso si, la bajada es preciosa, entre cientos de vacas, algún toro, torrentes de agua, barro muy sospechoso, muchas plastas de vaca y las zapatillas deseando salir de allí para meterlas en un río y lavarlas.
.
Inicio de la bajada del Basibé.
Mas bajada.
Tramo de ir montado.
Ya en la pista a salvo.
Desde la llegada a la pista hasta la comida en el kilómetro 44, 14 kilómetros de pista tendiendo a bajar con alguna rampa de esas que hacen daño atravesando un valle precioso, magnifico, que nos daba igual la lluvia que por cierto iba remitiendo cada vez mas hasta parar. Cumplimos la prevision y antes de las 15:00 llegábamos a comer. Un poco de negociación tensa ya que estaba lleno y era tarde pero conseguimos que en Castanesa nos hicieran unas pizzas, nos comimos unos helados y empezábamos a oler el final de 3 gloriosos días.
.
Después de comer teníamos 20 kilómetros hasta El Pont de Suert, 20 kilómetros por los que personalmente y después de la lluvia me sobraban por que pasábamos por Vilaller y el ultimo recuerdo de pasar por ese pueblo que tenia era llenar mi Fuel de barro hasta el pedalier.
.
Nada mas lejos de la realidad y afortunadamente como pitoniso me puedo morir de hambre, nos sacaron del pueblo donde comimos por una trialera preciosa, la segunda y ultima de la ruta, para llegar a una pista espectacular, super emboscada y atravesando un sin fin de charcos y barrizales en los que no te enganchabas ya que el barro no se pegaba.

Pista de transición y desvió a una pista que nos hizo pasar por un bosque precioso, un regalo final que hemos de agradecer a los ideólogos de la ruta.
Después pista tranquila y llegada a Aramonbike a por el Maillot claramente merecido.
.
Bosque de regalo cerca de Pont de Suert.
a la espera de limpieza de hombre/maquina.
Previo a la ducha Blogger entre David´s.
y el Maillot, ya ha sido estrenado en Sant Climent.
The end. (hasta el epilogo)

1 comentario:

pirado dijo...

ya se que me repito más que el ajo pero, QUE PASADAAA!!!! yo tengo que hacer una de estas!!!!